Oxigeno en casa y portatil

MANEJO DE LA OXIGENOTERAPIA. INFORMACIÓN PARA PACIENTES.

Una vez que el paciente y/o sus cuidadores conocen el equipo que va a utilizar, es importante transmitirle la conveniencia de realizar la oxigenoterapia tal como se lo han prescrito. Para ello debe comprender bien el objetivo del tratamiento, el porqué precisa de un tratamiento continuo y un número determinado de horas, la importancia de no modificar los flujos sin consulta médica previa y cuál es el mejor horario de cumplimiento para no interferir en su vida cotidiana.

Los consejos que debemos transmitir al paciente en relación al manejo de su tratamiento se pueden resumir de la siguiente forma:

• En la oxigenoterapia domiciliaria, la situación ideal sería llevar el oxígeno las 24 horas del día, sin embargo está demostrado que con más de 16 horas seguidas incluyendo la noche, se obtienen beneficios.
• El oxígeno no disminuye el ahogo, pero mejora el funcionamiento del cuerpo. Muchos pacientes no perciben grandes cambios al utilizar el oxígeno, sobre todo en los esfuerzos, por ello les cuesta mantener un tratamiento del que no perciben una mejoría inmediata.
• Es importante mantener la oxigenoterapia mientras se realiza la higiene personal (ducha, afeitado, etc…) y todas las actividades de la vida diaria que realice en el domicilio (no esperar a quitarse el oxígeno para realizarlas) y que supongan un esfuerzo. Los pacientes que utilicen la oxigenoterapia solo durante la noche serán los únicos a los que no se trasmitirá este consejo.
• No aumentar nunca el flujo de oxígeno sin consultarlo con el equipo asistencial.
• Si tiene indicado un flujo mayor de oxígeno en esfuerzo debe incrementarlo durante las actividades de la vida diaria, pero hay que recordarle que no olvide cambiar el flujo cuando termine el esfuerzo.
• Es importante que cada mañana realicen una higiene bronquial (forzando la tos y la expectoración) y nasal (lavados con agua tibia). Para ello debemos adiestrarlos en estas técnicas.

Precauciones de la oxigenoterapia

Se explicará al paciente las precauciones más importantes que debe conocer tanto de forma general como específicamente para la fuente de oxígeno que él utiliza.

Precauciones generales

• El oxígeno no es combustible, pero activa la combustión de las materias inflamables.
• No fumar en el local donde esté almacenado o se esté utilizando el oxígeno.
• Los depósitos de oxígeno se utilizan y almacenan en un local ventilado y espacioso (no en armarios, maleteros de coche…). Es necesario ventilar sistemáticamente la habitación donde se utiliza.
• El depósito de oxígeno debe estar como mínimo a unos 2 m de fuentes de cualquier llama (cocina, calentador, chimenea, etc.).
• No debe colocarse el depósito de oxígeno cerca de fuentes de calor (horno, radiador, aparatos eléctricos, etc.).
• Se recomienda tener un extintor en la habitación donde se utiliza con más frecuencia.
• Los depósitos deben mantenerse en posición vertical. Se han de tomar las medidas necesarias para evitar su vuelco.
• No poner productos grasos en presencia del oxígeno (pomadas, cremas, vaselina, etc.). No engrasar ni lubricar las válvulas que sirven para el suministro.
• No utilizar aerosoles ni disolventes.
• No transportar los depósitos grandes en vehículos.
• Las alargaderas de los sistemas de administración de oxígeno (gafas o mascarillas), sin empalmes, deben ser de 17 m aunque hoy día algunos equipos pueden aceptar hasta 30 m.

Precauciones con las bombonas de oxígeno

• Al comenzar a utilizar la bombona se debe abrir la válvula suavemente.
• Mantenerlas bien sujetas, para evitar posibles caídas.

Precauciones con el concentrador

Concentrador estático
• Debe colocarse al menos a 15 cm de la pared o de un mueble.
• Debe moverse siempre en posición vertical, incluso para transportarlo; si se ha trasladado a otro domicilio se tendrá que dejar reposar unas 2 h antes de volver a utilizarlo.
• Debe desconectarse cuando no se utiliza.
• Se puede colocar una alfombra bajo el aparato (para amortiguar el ruido), pero no debe taparse nunca.
• Durante la noche es aconsejable colocarlo en otra habitación.

Estático y portátil
• Debe esperarse un tiempo desde la puesta en marcha hasta su utilización (tiempo que tarda en suministrar la concentración de oxígeno adecuada) cambiará el color o se apagará la luz de las alarmas visuales.
• Debe lavarse el filtro de entrada de aire cada semana.

Concentrador portátil
• Mantenerlo en el domicilio siempre conectado a la corriente, para que la batería esté totalmente cargada.
• Revisar la carga de la batería antes de salir del domicilio y llevar siempre el repuesto de batería o el cargador.
• Conectar a la corriente eléctrica en cualquier lugar en que pueda realizarlo (otro domicilio, consulta médica, restaurante, etc.) para mantener suficiente carga de batería.

Precauciones con el oxígeno líquido
• No tocar las partes frías o heladas.
• En caso de fuga, alejarse de las proyecciones.
• Cuando la proyección de oxígeno líquido entra en contacto con los ojos: lavarlos con abundante agua durante más de 15 minutos. Avisar al médico.
• Cuando la proyección de oxígeno líquido entra en contacto con la piel: no frotar, quitar la ropa si es necesario, descongelar las partes afectadas con calor moderado y avisar al médico.

Precauciones especiales para la carga de la “mochila”
• Cargar la mochila una media hora antes de salir del domicilio (recién cargada a veces no suministra correctamente el flujo de oxígeno).
• Los dos depósitos deben estar cerrados (sin suministrar oxígeno).
• Hacerlo en un local bien ventilado.
• El suelo debe ser firme.
• No alejarse del depósito mientras se recarga la mochila.
• Si hay fugas al separar la mochila del tanque nodriza, volver a conectar la mochila, si esto es imposible: ventilar el local, no tocar las fugas, no fumar ni provocar llamas o chispas. Avisar a la empresa suministradora.
Mantenimiento del equipo El mantenimiento de las fuentes de oxígeno (bombonas, concentradores y
depósitos de oxígeno líquido) lo realiza la casa suministradora.

El mantenimiento de los sistemas de liberación de oxígeno debe ser realizado periódicamente por el paciente y/o cuidador, pero el suministro de los mismos se solicita a la casa. Por lo tanto, es importante dar una serie de
consejos y adiestrarle para mantener todo el sistema adecuadamente.

Fundamentalmente se aconsejará al paciente los siguientes puntos:

• Las máscaras, canulas nasales y prolongadores de vía han de mantenerse limpias; lavar con agua y jabón cada día la parte de las canulas nasales o de las cánulas reservorio que se introduce en la nariz y las máscaras, aclarar y secar bien. Una vez a la semana se hará lo mismo con los prolongadores o extensiones de vía..
• Una vez al mes se comprobarán posibles fugas de las alargaderas: para ello deben estar unidas a las canulas y conectadas al oxígeno. Se introducen en un recipiente con agua, excepto el extremo que va a la nariz, de esta
manera al pasar el oxígeno por ellas si están rotas o tienen algún poro saldrán burbujas en el agua. En este caso debe sustituirlas por unas nuevas.
• Cada quince días, como máximo cada mes, se cambian las canulas nasales por otras nuevas. Si los tubos nasales se endurecen antes, cambiarlos en ese momento.

Producto relacionado:
Everflo – Concentrador de oxígeno 5lpm

Canulas nasales

Etiquetado , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *